Revista Granito de Arena.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Planta de cal San Miguel cumple tres décadas

Corrían los días de noviembre de 1990 cuando don Enrique Novella, encendió la antorcha que daría vida al primer horno de cal con el que se iniciaron las operaciones de Horcalsa en Planta San Miguel.

La piedra caliza ha estado presente desde tiempos remotos, cuando los mayas utilizaban este material para preparar un aglomerante especial que usaban en sus construcciones y caminos. Esta herencia fue retomada en 1899 por don Carlos F. Novella, quien comercializó la cal como uno de los principales productos de Cementos Progreso y fue así como surgió la marca Horcalsa. 

Casi al final del siglo pasado, la demanda de cal iba en aumento y la fábrica ubicada en La Pedrera, zona 6 de ciudad de Guatemala, no se daba abasto. Fue así como en noviembre de 1990 se inauguró la planta de cal en San Miguel, en Sanarate, El Progreso.

Son numerosas las anécdotas que se guardan sobre ese momento. Por ejemplo, los colaboradores recuerdan con mucho cariño el acto simbólico en el que don Enrique Novella portó la antorcha para encender el primer horno que se instaló, el cual tenía la capacidad de producir 200 toneladas de cal por día. Tras una serie de pruebas técnicas, el 18 de diciembre de 1990 se logró la primera producción de cal.

Posteriormente, la capacidad de producción aumentó en 2005 con la instalación de un segundo horno capaz de producir 200 toneladas al día. Carlos Cano, gerente de producción de cal, recuerda que la demanda continuó incrementándose, por lo que en 2010 llegó un tercer horno con el que se alcanzó la capacidad de producir 800 toneladas diarias de cal viva.

Con el firme objetivo de mantenerse a la vanguardia tecnológica para el desarrollo de productos especializados y fabricados de acuerdo a las necesidades de cada sector, en 2005 también se instaló un sistema de envasado y paletizado.

De Guatemala para el mundo

Inspirados por el legado de su fundador y como parte de su Agenda de Liderazgo, Horcalsa está comprometida con la sostenibilidad de sus clientes y mantiene su compromiso de brindar las mejores soluciones para cada industria y el soporte técnico con el que cuenta la empresa.

Y es que la cal puede ser aprovechada de diversas formas. Actualmente las industrias atendidas por Horcalsa incluyen a ingenios azucareros, siderurgias, minería, obras de construcción e infraestructura, tratamiento de aguas, estabilización de suelos e incluso a fabricantes de jabón, entre otros.

Con el propósito de convertirse en el aliado estratégico de sus clientes, diferenciándose por la excelencia y la calidad de sus productos, la marca también se ha expandido hacia El Salvador, Honduras, Nicaragua, Costa Rica, Panamá, México, Ecuador, El Caribe e incluso se planea incursionar en el Perú.

Para Cano, este panorama es esperanzador porque implica que el uso de la cal como materia prima se diversifica cada vez más. “Ese es el reflejo de que la industria está creciendo tanto en Guatemala como en Centroamérica”, reflexiona Cano.

Operaciones que no se detienen

Planta de Cal en San Miguel llega a su trigésimo aniversario en un año marcado por la incertidumbre y la resiliencia. Ante esta nueva realidad, la capacidad para adaptarse a las nuevas circunstancias ha sido vital.

Se implementaron estrategias que incluyen la instalación de tecnología que permite el control remoto de los equipos de producción desde los hogares de los colaboradores. Esta alternativa ha sido empleada en dos ocasiones y también se mantiene un riguroso control de los protocolos de seguridad para velar por la salud y seguridad de los colaboradores.

Calidad garantizada

Las certificaciones ISO 9001:2015, ISO14001:2004, ISO 50001:2011, OHSAS 18001:2015 e ISO 17025, garantizan la calidad de todos los productos Horcalsa.

Aliados sostenibles

Horcalsa cuenta con alta tecnología de producción, lo que permite que sus procesos sean eficientes y más amigables con el medio ambiente. Por ejemplo, en 2015 se instaló un sistema de tratamiento de agua de lluvia para utilizarla en el proceso de hidratación de cal.

Comente