Revista Granito de Arena.

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

Conoce sobre la historia de las tradiciones navideñas en La Pedrera

Cementos Progreso tiene 121 años construyendo de la mano con los guatemaltecos el país donde queremos vivir. Las tradiciones y costumbres desarrolladas a lo largo del tiempo, son parte de la historia que hoy queremos compartir con todos ustedes.
Rezado del 24 de diciembre, el cual salía de la oficina de la administración y finalizaba en la iglesia Nuestra Señora de Lourdes. Salía a la 1:00 p. m. y entraba a las 2:00 a. m.

En los 121 años de la empresa, son varias las tradiciones que se han practicado en torno a esta época del año. En 2016 el señor Juan Luis Hernández (antiguo colaborador de Cementos Progreso), compartió en las instalaciones del Museo Carlos F. Novella, sus recuerdos sobre las tradiciones navideñas en la finca La Pedrera.

En esa ocasión, don Juan Luis nos contó sobre cómo organizaban las posadas, las Loas, el rezado para el día de la Inmaculada Virgen de Concepción, la Misa de Gallo, las competencias de los niños para ver a qué posada iban y la alegría de compartir en familia en el mes de diciembre.

¿Cómo recuerda la temporada navideña en la finca La Pedrera?

En esa época, varios días antes de las posadas, salía el Convite organizado por personas que venían de la calle Sierra, eran muchachos que se disfrazaban, se pensaba que venían de lejos pero en realidad pertenecían al barrio.

La posada salía a la una de la tarde del oratorio que estaba por el edificio administrativo, para llegar al lugar conocido como “El Potrerito”. Posteriormente salían por la calle Sierra y se dirigía a la Guardia de Hacienda para seguir hacia la 16 avenida (la cual era una calle de tierra).

El recorrido, en cierto momento, seguía la línea del tren y después continuaba por la orilla de la fábrica, el servicio médico y terminaba en el campo de fútbol (actual parqueo  para colaboradores). Al finalizar, hacían bailar a todos y pasaban con unos botes para pedir dinero. Para la festividad tenían una marimba de tecomates.

¿Cómo eran las posadas en esa época?

La primera posada que salía la organizaba la Hermandad de la Sagrada Familia. Don Antonio Salvatierra, don Arturo Arriaza, Daniel Chiquín, Ángel Llamas y don Emilio Durán fueron parte de esta cofradía, siendo don Emilio Durán el primero que empezó con la directiva. Después se unieron José Fuentes, Eulalio Hernández, Manuel Álvarez, Jorge Roque, Don Reginaldo Ewing, don Francisco Fagiani (fue un tiempo parte de la hermandad), José Valdés, Luis Morataya (fue el penúltimo que dirigió la Hermandad), Jorge Pérez, Manuel Morales, Don Oscar Secaida y su hija Alba Secaida, don Eugenio Fuentes, José Félix Fuentes y después estuvo Valentín Beltrán. Los patojos hacían competencias para ver a qué posada iban. Las de mi abuelita eran las más esperadas porque daba buenos panes y mataban varias gallinas, además hacían ollas de chirmol para los panes con pollo. Antes eran dos posadas, la de don Manuel Morales que vivía atrás de Pollo Campero. La otra era de los Morataya, que llegaba hasta el mercado de la 15 avenida. Ahora sale una a Los Cipresales y dos al Proyecto.

Quema de "volcancitos" antes de iniciar la procesión en el atrio de la Capilla Nuestra Señora de Lourdes, el 24 de diciembre. Año 1997. Foto: Fototeca Museo Carlos F Novella. Cementos Progreso Guatemala

¿Aparte de las posadas, qué otra tradición existía en la época navideña?

También se llevaban a cabo las Loas. Aquí en La Pedrera le decían Las Logas en lugar de la palabra correcta, Loas. Era una obra teatral que combinaba la escena de un desafío, el cual consistía en las batallas entre moros y cristianos. Al finalizar se recreaba en vivo el nacimiento de Jesús, con la Virgen, el Niño Dios, San José y los angelitos.

Procesión de San José, la Virgen María y el Niño Dios el 24 de diciembre Año 1997.

¿Recuerda quiénes organizaban Las Loas?

La primera que hizo Las Loas fue doña Leja (Alejandra Lemus de Fuentes), esposa de don Eugenio Fuentes. Vivían en la Casa 47. Ahí construyeron el entablado bajo unos cipreses que estaban del otro lado de la calle. La segunda fue en la casa de doña Amelia de García, más conocida como doña Meca. También fue bajo unos cipreses. La tercera Loa fue en la Casa 24 donde vivía doña Toyita de Fuentes y don José Félix Fuentes. Posteriormente se hizo una Loa en la casa de Joaquín López.

Loa navideña en La Pedrera, en el área exterior de la Capilla Nuestra Señora de Lourdes Año 1997.

¿Quién organizó la última Loa?

La última Loa la hizo doña Meca, aquí en la iglesia de Nuestra Señora de Lourdes a petición de Enrique Novella Alvarado. En esa ocasión se hizo una pastorela y una loa porque incluyó la representación del nacimiento de Jesús.

Misa de Gallo en la Capilla Nuestra Señora de Lourdes, La Pedrera. Año 1997.

¿Las fiestas navideñas eran muy significativas en ese tiempo?

Por supuesto. Me recuerdo de las rezadoras y las cantadoras, que eran parte de las posadas. Entre ellas estaban doña Meca, las hermanas de Elsa Beltrán, las patojas Lemus, Hildita Cetino, Julia Hernández, Francisca Hernández, las Salvatierra y las hijas de doña Chila Hernández.

Las tradiciones navideñas son parte de las costumbres y tradiciones familiares, son ese conjunto de saberes y experiencias alrededor de una tradición que unen a la familia como pilar fundamental de la sociedad.

Comente