Revista Granito de Arena.

Así contribuye Sacos del Atlántico para la gestión responsable de los recursos naturales

Otros impactos del proyecto

Sacos del Atlántico también inició uno de los proyectos más ambiciosos para la recuperación de la sierra de Las Minas, con la donación de tres mil árboles para reforestar zonas dañadas por incendios forestales.

Los árboles fueron entregados a las autoridades de la municipalidad de Usumatlán en Zacapa, para iniciar con la reforestación de estas zonas que se encuentran en diversos espacios que ocupa el municipio.
La empresa se ha propuesto llevar la responsabilidad ambiental más allá de los límites convencionales de sus actividades industriales y comerciales. Conoce en qué consisten las iniciativas por las que Sacos del Atlántico recibió el Premio Industrial 2020.

Ubicada en el corazón de Santa Cruz, Río Hondo, Zacapa, Sacos del Atlántico es una empresa que busca utilizar los recursos de forma eficiente. Para ello mantienen iniciativas que incluyen estrategias de producción más limpia, protección de bosques y fuentes de agua por medio de programas de reforestación, educación ambiental, entre otras.

Como parte de las estrategias de gestión que realiza Sacos del Atlántico para contribuir a la gestión responsable de sus recursos naturales, la empresa se apoya en el Sistema Estratégico de Gestión Ambiental (SEGA).

El SEGA está basado en la Política Ambiental corporativa y cuenta con varios ejes de acción que articulan todas las acciones encaminadas a mejorar el desempeño ambiental. El sistema persigue la adecuada jerarquización de responsabilidades, para garantizar el desempeño óptimo del uso y conservación de los recursos naturales.

Por ejemplo, para fomentar el ahorro de energía eléctrica se identificaron cuáles eran los equipos de mayor consumo para sustituirlos por una tecnología más eficiente.

De esa cuenta se cambió el sistema de aire acondicionado central por un sistema evaporativo y con ello se evitó el uso de refrigerantes. Con este cambio en 2018 se logró reducir en un 70% el consumo de energía para aspectos de climatización, a la vez que se mantiene el área a una temperatura ambiental agradable para el personal. El excedente de agua condensada se utiliza en riego de jardines.

También se buscó aprovechar al máximo la luz solar, se instalaron luminarias LED y sensores en áreas comunes para evitar el gasto innecesario de iluminación.

Otra de las innovaciones radica en la generación de productos mediante un proceso que toma en cuenta aspectos del ciclo de vida para la mejora continua y generar menor impacto ambiental. Se busca en todo momento aumentar el uso de las energías renovables.

Posterior a la implementación de prácticas de producción más limpia tales como rediseño del proceso, buenas prácticas, nuevas tecnologías, e implementación de mayores controles administrativos y operativos, se procedió a evaluar el ciclo de vida del producto.

Como resultado de la implementación de este conjunto de acciones para la mejora en la gestión de la eficiencia energética de su operación, este año Sacos del Atlántico recibió por segunda ocasión el Premio Industrial 2020, en la categoría ambiental Mediana Empresa.

Comente